Crónica de la tertulia

“Respuestas a la ofensiva neoliberal en la era de Trump”

Un año después de la aprobación provisional del CETA, el gobierno español y la Unión Europea están negociando nuevos Tratados de Comercio e Inversión con Japón, Singapur y Mercosur. Mientras tanto, Washington y Bruselas se preparan para colar el TTIP "por la puerta de atrás". En este contexto, la Campaña NO a los Tratados de Comercio e Inversión, en colaboración con la Fundación Rosa de Luxemburgo, organizaron una mesa redonda el pasado martes, 9 de octubre de 2018, para debatir sobre los impactos sociales y ambientales de estos tratados internacionales y sus posibles alternativas. La mesa estaba compuesta por el actor Juan Diego Botto, el concejal madrileño Carlos Sánchez Mato, la investigadora de OMAL Erika González, el miembro de Ecologistas en Acción Tom Kuchartz y la sindicalista de CGT Irene de la Cuerda.

El evento tuvo un formato dinámico, donde los ponentes respondían a las preguntas planteadas desde la organización y el público. Las primeras intervenciones fueron dirigidas a describir la situación actual de la geopolítica comercial y el poder corporativo. Según los ponentes, los Tratados de Comercio e Inversión crean una "arquitectura legal de la impunidad" que permite a las multinacionales continuar acumulando riqueza a costa de deteriorar las bases ecológicas y sociales de la economía. A su vez, la ultra derecha emplea un discurso xenófobo, racista y machista para culpar a las personas migrantes de la crisis, mientras continúan apoyando a las ya mencionadas compañías que hundieron nuestra sociedad en esta crisis y nos conducen a una nueva. A continuación, los ponentes apuntaron la relación entre estos tratados neoliberales y el proceso de precarización del empleo en el Estado español que comenzó con la reforma laboral de 2012.

La segunda parte del foro estuvo centrada en las respuestas y alternativas a dicha ofensiva neoliberal. Una de las posibilidades debatidas fue la política municipalista, la cual puede servir como paliativo para los impactos de los Tratados de Libre Comercio, aunque no es una solución definitiva. Otra de las estrategias debatidas fue la participación en alianzas internacionales como Desmantelando el Poder Corporativo y su propuesta de crear un Tribunal Internacional de Violaciones de Derechos Humanos por las Transnacionales. Sea como sea, los y las ponentes coincidieron en que es fundamental que las respuestas reposen sobre la movilización ciudadana masiva.